“VUELVA VD MAÑANA”

jueves, 8 de junio de 2017

DEL ANTIGUO “VUELVA VD MAÑANA” DE LA ADMINISTRACION AL “ARREGLESELAS COMO PUEDA” Y SI NO LE DAREMOS POR NOTIFICADO.

Repentinamente, y sin mucha difusión  ni reacción mediática, a raíz de la entrada en vigor del  Real Decreto 1363/2010, relativo a notificaciones del Ministerio de Economía y Hacienda , las empresas, y cuando nos referimos empresas se consideran por tales no solo a las grandes , sino también a las PYMES e incluso aquellas “microempresas” constituidas por los profesionales de la construcción especialmente, y formadas por el profesional que desarrollo prácticamente de forma unipersonal su oficio (fontanería, electricidad, albañilería, etc u otros sectores como la moda o servicios de limpieza), se encontraron con que , en cuestión de meses , se enterasen o no , tenían que comparecer personalmente, por la Delegación correspondiente, a fin de facilitar una sede electrónica donde en lo sucesivo serían notificados, de tal modo  que, lo fuesen efectivamente o no  (porque no hubiesen abierto ese correo electrónico o simplemente no estuvieran familiarizados aun con tales procedimientos) , se les darían por notificados de la comunicación que tan temido organismo tuviese a bien hacerles en cualquier momento, con las graves consecuencias económicas e indefensión que ello conlleva.

Dando un paso más, en Octubre del pasado año entró en vigor la Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo de las Administraciones Públicas, por la cual el resto de las Administraciones Públicas siguen el mismo camino, de modo que ya no es posible remitir una carta con efectos vinculantes  bien presentándola en el  Registro General donde se sellaban y daban referencia del expediente o bien se enviaban por correo, sino que es preciso perder un notable tiempo (las plataformas aun no funcionan correctamente y las incidencias son elevadas, hasta el punto de que en el caso de Hacienda, en varias ocasiones se han visto obligados a postergar el plazo de presentación e ingreso otorgado para el pago de impuestos por tal motivo ) para conseguir que la solicitud o respuesta que le demos a la administración “entre en el sistema” automáticamente.

La idea con la que surgió el sistema, entiendo que era  buena, puesto que se trataba de evitar al administrado desplazamientos y pérdidas de tiempo en esperas, a la par que se ahorraban muchos gastos a la Administración.

El problema ha sido que, en la práctica, lejos de facilitar las cosas al administrado y evitarle pérdidas de tiempo, el sistema se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para las PYMES, que no tienen los recursos suficientes como para dedicarlos a un departamento que se encargue de sus “relaciones “ con la Administración.

Ello ha conllevado un fuerte incremento de la litigiosidad;  las PYMES, aunque estén bien asesoradas, se pueden encontrar con la difícil tarea de acreditar que la notificación, supuestamente remitida por la Administración, no les llegó, puesto que el envío por la administración da fe “teórica” de que efectivamente fue enviado, a pesar de que , en casos como alguno que he defendido, al aportar el expediente la Administración alega que quedan borradas las notificaciones transcurridos cinco meses por lo que excusa su acreditación de notificación.

Y nuevamente, para evitar tal indefensión, el Tribunal Constitucional, al amparo del derecho a la tutela judicial efectiva, se ha visto obligado a poner orden en la cuestión estableciendo que, en el ámbito de las notificaciones de los actos y resoluciones administrativas resulta aplicable el derecho a la tutela judicial efectiva, y que lo trascendente en el ámbito de las notificaciones es determinar si, con independencia del cumplimiento de las formalidades legales, el interesado llegó a conocer el acto o resolución a tiempo para -si lo deseaba- poder reaccionar contra el mismo, para evitar la indefensión ante las graves consecuencias que tal notificación, supuestamente hecha, le va a producir: generalmente, recargos, apremios, multas, imposibilidad de alegar ante un requerimiento o liquidación de la administración, etc.

Gijón a 2 de Febrero de 2017

ELENA MAZÓN